Sernatur | Servicio Nacional de Turismo

Menú Principal
30 de diciembre de 2016

Ganador Más Valor Turístico 2016 — Conviértete en arriero y descubre las bellezas de Farellones

Un viaje al pasado, a las antiguas tradiciones chilenas, donde el caballo y su dueño se funden en uno para adentrarse en la naturaleza indómita que regala Farellones. Un recorrido que detiene el tiempo y el sonido del galope imita el de los latidos del corazón, para transformarse en una aventura inolvidable a pocos kilómetros de Santiago.

 

Así es Tesoros Vivos, experiencia turística presentada por Arrieros de Chile a través de Flecha Extrema, empresa que ofrece una ruta basada en el trabajo colaborativo con las comunidades locales, logrando un atractivo inédito que los hizo ganadores del concurso Más Valor Turístico 2016 de Sernatur.

 

Premio anual que destaca las innovaciones y pone en valor experiencias asociadas al turismo aventura y de naturaleza con un importante cuidado del patrimonio cultural, todas características que reflejan fielmente las cabalgatas por los cerros de Farellones.

 

Más Valor Turístico

Escapadas que se pueden hacer en dupla o en grupos, por horas e incluso por días en una escapada tipo far west en que el turista recorre a caballo los cerros, cruza riachuelos y acampa a la luz de la luna, siempre acompañado de un arriero y un guía que enseñan a los visitantes desde preparar las monturas hasta utilizar las estrellas como mapa.

 

“Es un trabajo con los arrieros locales que van quedando, ellos nos traspasan su experiencia y sus conocimientos en cada recorrido. Esto es parte de nuestra identidad y, si esto no se rescata ahora, se va a perder. Los que nacimos en la Región Metropolitana vimos la cordillera y nos llamó siempre la atención, esta es una oportunidad de conocer y visitar estos lugares”, cuenta orgulloso Víctor Troncoso, propietario de Flecha Extrema.

 

Y es que Farellones ofrece más que centros de esquí para los visitantes, regala un oasis de tranquilidad a una hora de la capital, donde, además de cabalgar por los faldeos de la Cordillera de Los Andes, es posible organizar asados o desconectarte de la vorágine de la vida urbana pescando en la ribera naciente del Río Mapocho.