Menu

Lida Mardones Almonacid: de la Patagonia, con amor

21 Diciembre, 2018

|

Nacional

|

Noticia Nacional

Como ganadoras del concurso Mujer Empresaria Turística 2018, Lida y su hija brindan una experiencia que rescata la cultura y las costumbres de la vida en el corazón de la Patagonia.


COMPARTE

Lida Aurora Mardones Almonacid ha vivido toda su vida en la Patagonia, entre su natal Coyhaique, Balmaceda y hoy en el sector de Cerro Galera, donde ofrece junto a su hija Alicia una de las experiencias turísticas más características de la vida en la Región de Aysén: ser un auténtico gaucho patagón por un día.

Vivir en uno de los destinos más reconocidos a nivel mundial, de paisajes exuberantes, con bosques siempre verdes y que destaca también por la calidez de su gente, sin duda, ha sido un incentivo para llevar adelante uno de los productos turísticos que, con solo dos años de funcionamiento, ha conseguido variados reconocimientos, como ser ganadora del concurso Mujer Empresaria Turística 2018, que por casi una década ha relevado el rol de las mujeres en la industria turística chilena.

Pareciera simple, pero para conseguir lo que tiene a sus sesenta y ocho años ha tenido que sobrellevar un sinfín de obstáculos. Luego de que falleciera su marido a principios de 2017, Lida se vio enfrentada al más grande impedimento, considerando que Gerardo Haro Guzmán, su marido, fue siempre el proveedor familiar, el que sacó adelante el fundo a través de la actividad agrícola-ganadera.

Sin embargo, gracias al turismo supo reinventarse y hoy brinda una experiencia que rescata el patrimonio, la cultura y las costumbres de la vida en el corazón de la Patagonia. Ese mismo corazón se puede apreciar desde las alturas cuando se llega por avión hasta el aeropuerto de Balmaceda, a unos treinta kilómetros del fundo.

Para Lida, “el corazón es un sentimiento transversal a cualquier idioma, raza, color: todo el mundo entiende el significado de un corazón”, por eso adoptaron ese símbolo como parte del logo del Fundo Turístico Don Gerardo. Su hija Alicia complementa: “El sector de Cerro Galera es el corazón de la Patagonia, por ahí llegaron los primeros colonos a la Patagonia, estos campos fueron los primeros que se poblaron y antes estuvieron aquí los primeros asentamientos tehuelches. Todo esto nos hizo sentido para decir que efectivamente este es el corazón de la Patagonia”.

Mucho corazón

La historia de estas dos mujeres es, sin duda, una de esfuerzo, de ganas por sacar adelante un proyecto, de saber reaccionar a la adversidad y, cómo no, una historia de mucho corazón. Alicia Haro, por ejemplo, dejó su vida en la ciudad para acompañar a su madre en el campo cuando a Gerardo Haro, el entonces jefe del hogar, le diagnosticaron cáncer gástrico.

Ya pasada la desgracia, había que poner manos a la obra. Por medio del conocimiento de Lida sobre el quehacer doméstico y la experiencia de Alicia en el rubro turístico, juntas se propusieron armar, de forma profesional –recalcan–, un producto turístico sin igual en la región. Pero para eso tuvieron que reprogramar su futuro.

Para ellas, fueron variadas las circunstancias que confluyeron y que, a fin de cuentas, sentaron las bases del hoy Fundo Turístico Don Gerardo. Ante la pérdida, vieron la oportunidad de desarrollar una actividad que fuera autosustentable, que les permitiera generar una fuente de trabajo con ingresos suficientes para mantener el fundo y la familia y, naturalmente, hacer más llevadera la vida del campo. Apostaron por una mejor calidad de vida.

Desde siempre ha existido el mito de que vivir en el campo es sinónimo de aislamiento y falta de oportunidades. Alicia dice que “a raíz de esto es que muchas personas vendieron sus terrenos y se fueron a la ciudad. Es justamente eso lo que no queríamos hacer, por eso pensamos en abrir la puerta a turistas, generar el espacio para conocer otras realidades”. Y, por supuesto, dar a conocer las propias.

Convertirse en un gaucho patagón por un día

Con esta apuesta turística que invita a vivir por un día como un gaucho patagón, estas dos mujeres intentan rescatar la historia de los primeros colonos que llegaron a poblar la región, sus costumbres y las tradiciones que se han vivido desde los comienzos de Aysén, sin dejar de lado la gastronomía regional, hilo conductor de este producto de turismo rural con base cultural.

Desde la cocina, Lida Aurora, dueña de casa reconvertida en empresaria turística, entrega un servicio lo más regional posible, para darle sentido a la experiencia patagona: por ejemplo, en las comidas, no sirve pan, sino que unas masas fritas en grasa de capón que reciben el nombre de tortas troperas, las reinas del menú. Junto a ellas, engalanan la mesa jugos naturales, en especial, el de ruibarbo, papas cocidas, pebres, ensaladas de lechuga con rábano, vino chileno en la típica bota patagónica y otros productos de la zona.

‘Gaucho patagón por un día’, nombre del producto turístico, está diseñado para que los visitantes–en cinco horas de actividades y caracterizados con boinas y pañuelos al cuello– puedan experimentar y conocer la historia de la región, con actividades como la esquila de ovejas, los partos de los animales, recolección de verduras del huerto y, por supuesto, el infaltable asado al palo.

Este producto destaca por ser innovador. Es el primer programa turístico de características agrícola-ganaderas que se lanza al mercado regional de manera profesional y pone en valor actividades propias de la cultura patagónica, mediante al relato de la historia, las costumbres y tradiciones del lugar. Además, posee el sello Marca de Calidad Aysén Patagonia Chile, que certifica el origen y los atributos de los productos de la Región de Aysén.

Pese a cualquier adversidad, Lida Mardones Almonacid y su hija Alicia Haro Mardones supieron emprender e instan a las mujeres del país a que también lo intenten, aunque reconocen que una de las más grandes batallas es superar las brechas de género. Más aún en el campo, ya que “tradicionalmente, el trabajo de la mujer se vio desplazado a un segundo plano por el trabajo del hombre, que, desde tiempos ancestrales, estuvo a cargo de los campos, heredando el mando al hijo primogénito”, asegura Lida.

Con resolución, Alicia concluye: “Con este emprendimiento, dimos un vuelco generacional y un paso hacia adelante en superar las barreras existentes en este rubro. Posicionar el programa turístico ‘Gaucho patagón por un día’ en el mercado nos abrió las puertas al turismo, para mostrar lo que tenemos de una forma bonita, organizada y profesional”.

Noticias Relacionadas

Nacional

Emprendedores turísticos se capacitan en marketing digital para mejorar la competitividad de sus negocios

Ver más
Nacional

Más de 14 mil pasajeros viajarán durante la quinta temporada del programa Turismo Familiar de Sernatur

Ver más
Nacional

Autoridades de turismo se reúnen con instituciones de educación superior

Ver más
Nacional

Proyectos de Pichilemu, Primavera y Paredones son premiados en Concurso Nacional de Buenas Prácticas de Turismo Municipal

Ver más